Regresan al mar una tortuga cabezona de 59 kilos que quedó atrapada en redes de pesca

Regresan al mar una tortuga cabezona de 59 kilos que quedó atrapada en redes de pesca

La rescataron dos pescadores artesanales que la encontraron atrapada en sus redes de pesca en aguas de la Bahía Samborombón. Decidieron llevarla a la Fundación Mundo Marino para que la asistan y corroboren su estado de salud.

San Clemente del Tuyú, 3 de noviembre - Una tortuga cabezona (Caretta caretta) regresó al mar durante la mañana de este lunes 2 de noviembre luego de ser rescatada por pescadores artesanales que la encontraron enmallada en sus redes de pesca. Claudio Silva y Richard Marin se encontraban embarcados el pasado miércoles 28 de octubre en aguas de la Bahía Samborombón, a la altura de San Clemente, cuando detectaron que el reptil quedó atrapado en sus redes. Enseguida dieron aviso a la Fundación Mundo Marino del hallazgo del animal y lo trasladaron hasta el Centro de Rescate. 

“Hace varios años que venimos trabajando con la comunidad de pescadores artesanales para generar conciencia sobre cómo colaborar en la conservación de estos reptiles marinos, muchos de ellos en diversos estados de vulnerabilidad, según la especie. En ese sentido, les explicamos cómo darles los primeros auxilios cuando se enmallan en sus redes”, explicó Karina Álvarez, bióloga y responsable de Conservación de la Fundación Mundo Marino. 

Al arribar al centro de rescate, se observó que la tortuga tenía una gran cantidad de algas y organismos marinos invertebrados en su caparazón. Esto es consecuencia de que se encontraba en un estado de letargo compatible con la “brumación”, un mecanismo habitual en estos reptiles por el cual en vez de migrar hacia zonas más cálidas, hibernan en aguas frías y disminuyen su metabolismo para ahorrar energías. Al quedarse quietos durante largos períodos de tiempo son colonizadas por distintos tipos de organismos que permanecen adheridos a su escudo.

“Todos esos organismos se extraen porque si permanecen mucho tiempo pueden debilitar el caparazón y terminar generando una infección. Además, mientras la tuvimos en observación, no largó ningún tipo de basura, como si nos sucede en la mayoría de las tortugas vivas que asistimos. Y también demostró una buena flotabilidad lo cual, en caso de ingesta de plásticos puede verse afectada, dado que la acumulación de ese contaminante en su interior les genera una gran cantidad de gases que le impiden sumergirse con normalidad”, sostuvo Álvarez.  

Antes de darle el alta médico veterinaria, al animal se le extrajeron muestras de sangre, piel y caparazón: “Los parámetros sanguíneos eran normales. Las distintas muestras de tejidos las tomamos para poder analizar la ecología trófica de estas especies y poder conocer cómo es la cadena predatoria de estos reptiles en el Río de la Plata”, aclaró Álvarez.

Acerca de la tortuga Cabezona

La tortuga cabezona es una especie que, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), se encuentra “vulnerable”. Respecto a su origen, gran parte de las tortugas que llegan a nuestras latitudes provienen de las playas que se encuentran en el nordeste de Brasil. Al igual que el resto de las especies de tortugas marinas, las hembras vuelven a desovar a la misma playa de anidación en la cual nacieron. El apareamiento  ocurre en el agua cerca de las playas de anidación y se produce cada 3 años. Se diferencia de las otras especies por tener 5 escudos costales en su caparazón y tener un pico ancho y robusto. Respecto a su dieta es una especie eminentemente carnívora que se alimenta de almejas, ostras, cangrejos, esponjas, medusas, y distintos tipos de peces.

REINSERCION TORTUGA CABEZONA FHD SONIDO AMBIENTE.mp4 97 MB REINSERCION TORTUGA CABEZONA FHD.mp4 97 MB

 

Máximo Romano Contacto de prensa, Mundo Marino

 

 

 

Sobre Mundo Marino

Mundo Marino es una organización enfocada a conservar la fauna silvestre a través de proyectos y estrategias de educación ambiental, con el objetivo de ayudar a generar una sociedad más responsable con el cuidado del planeta. 

Trabaja en la rehabilitación y reinserción de animales marinos enfermos o heridos, y en la contención de catástrofes ambientales causadas por el hombre. A la vez, cuida a los animales que, habiendo sido rescatados, no pueden ser devueltos a su hábitat natural dada su situación de vulnerabilidad. 

Desde el plano de la educación ambiental, desarrolla experiencias didácticas para divulgar y concientizar sobre el problema de la devastación de los mares y demás ecosistemas, y sobre qué acciones se pueden llevar adelante para proteger a la fauna. En ese objetivo, el parque educativo Mundo Marino cumple un rol fundamental desde hace 40 años.

  





Mundo Marino
Av. Décima 157,
San Clemente del Tuyu, Buenos Aires,
Argentina